lunes, 4 de diciembre de 2017

DERROTA DE COTTO ANTE ALI EN SU ÚLTIMO COMBATE

ÁLVAROCARRERA
AS.com

Durante su última semana como profesional Miguel Cotto recibió halagos y críticas casi por igual. Los primeros por una intachable carrera que le convirtió en leyenda viva del boxeo e hizo que su despedida se convirtiese en un hecho histórico. Los reproches le llegaron por el rival: Sadam Ali. Un desconocido, un rival fácil para acabar con victoria sin sufrir... fueron algunas de las mejores cosas que se escucharon sobre él. Pintaba a invitado en la fiesta de despedida, pero demostró ser un púgil de categoría. Silenció el Madison Square Garden que esperaba ver a Cotto con el brazo en alto. El final no fue el previsto. Ali ganó en las cartulinas (115-113, 116-112 y 115-113) y acabó con el Mundial WBO del superwelter en su cintura. No hubo fiesta.
Cotto era consciente de que en su despedida sólo podía mandar una persona, él. Salió a hacerlo, pero en el segundo asalto descubrió que su adiós no iba a ser tan plácido como se preveía. Crochet de derecha directo al mentón, donde duele... y el boricua tuvo que hacer gala de su veteranía para aguantar el envite. Se repuso y siguió tirando golpes con todo. Lo cierto es que nunca llegó a estar cómodo, pero no dejó de intentarlo, lo que provocó que la pelea fuese muy cerrada.
El boricua intentaba cerrar huecos como podía y Ali salía bien, golpeaba duro y se iba. Esa fue la tónica. El aspirante demostró que Cotto no había perdido su calidad, porque dio una buena clase de como quitarse manos, pero sí se le vio falto de velocidad y pegada. Porque el campeón tuvo golpes buenos, en otro momento hubiesen sido letales... pero la edad pesó. También se notó al final, cuando Ali mejor se encontró de piernas y acabó de declinar las cartulinas de su lado. Le faltó el rus final a Cotto, todo podría haber cambiado, pero en un combate tan parejo la falta de fuelle y las contras fueron clave.
Ali pegó menos, pero fue más certero. Peleó con más cabeza, Cotto le puso corazón, como siempre ha hecho en su carrera. Evitó las lágrimas como pudo mientras se leía el veredicto de los jueces. Le dolía perder, pero más ver como Freddie Roach le quitaba las vendas por última vez. Ali reinó en el Madison, a Cotto no le hizo falta. El público le despidió entre vítores y Canelo Álvarez resumió la noche de la mejor manera posible en un tuit. No importa la derrota, "disfruta de tus grandes logros, campeón".

viernes, 1 de diciembre de 2017

¿QUÉ PUESTO OCUPA COTTO EN LA HISTORIA DEL BOXEO DE PUERTO RICO?

Hiram Martínez
ESPN Digital

En un grupo que cuenta con nombres de la talla de Wilfredo Gómez, Félix 'Tito' Trinidad, Wilfredo Benítez, Carlos Ortiz, Héctor 'Macho' Camacho y otros tantos, debatir si perteneces a la elite es asunto serio.
Tan solo considerarlo en ese selecto listado de los mejores boxeadores de la historia en Puerto Rico significa a la vez ser parte de una elite mundial de este deporte.
¿Qué lugar ocupa Cotto en esa honorable lista, de acuerdo a los analistas de su propio país? Sus cuatro títulos mundiales, la calidad de sus oponentes, que incluyó a lo mejor de su era, la popularidad que generó fuera del país que lo convirtió en uno de los favoritos del pague-por-ver y la manera en que se reinventó y regresó después de sufrir sus más duras derrotas son algunos de los factores que llevan a los expertos consultados a, cuanto menos, colocarlo en la misma categoría de dos insuperables: Wilfredo Gómez y Félix 'Tito' Trinidad.
"Gómez, Trinidad... no me atrevería a poner muchos más por encima de Cotto", comentó Jorge L. Pérez, autor de una biografía sobre Trinidad y el escritor de boxeo más prolífico de la Isla. "Tiene el mérito de ser campeón en cuatro divisiones, fue un excelente peleador, que combinó los éxitos deportivos, la cuestión estadística de títulos ganados y la popularidad: fue una atracción de taquilla de primer orden, al punto de que en un momento, los que más vendían eran Mayweather, Pacquiao y él".
"Tiene el currículo para entrar en la discusión y reclamar ser el rey de reyes en Puerto Rico", señaló por su parte José Sánchez Fournier, quien como escritor y comentarista presenció innumerables combates de Trinidad y de Cotto. "Antes esa discusión solo incluía a Gómez y a Trinidad, pero ahora hay que incluir a Cotto. No estoy diciendo que el mejor sea Cotto, pero es el tercer boxeador que puede reclamar esa posición. No nos olvidemos de que es un campeón en cuatro divisiones, el boxeador más taquillero en el Garden y uno de los reyes del PPV".
Precisamente, Mayweather y Pacquiao fueron dos de los considerados mejores peleadores libra por libra que derrotaron al boricua, quien perdió además con Antonio Margarito, Austin Trout y Saúl 'Canelo' Álvarez y venció a Zab Judah, Shane Mosley, Sergio Martínez, y en revancha a Margarito. Pérez inclusive, va más allá de las peleas de campeonato para elogiar el historial del cagüeño y colocarlo entre los grandes.
"Nunca he creído en el tema ese del libra por libra; pienso que es absurdo comparar divisiones y épocas distintas", indicó el laureado escritor. "Puedo ser un hereje, pero si comparas los rivales que tuvo Cotto con los que tuvo Gomez...ahí no hay comparación. Dudo que haya un boxeador puertorriqueño con más rivales de primer orden que Cotto, y no solo hablo de su época de campeón. Los rivales que tuvo antes de ser campeón eran de calidad. Peleó con excampeones, con tipos con buenos récords, de 30, 35 peleas cuando él tenía 10-0 y 11-0. Peleó con un gran nivel de calidad desde que comenzó su carrera. Es difícil compararlo con Gómez, pero aparte de 13 o 14 peleadores buenos, Gómez peleó con más boxeadores de poca calidad. Trinidad tuvo mejor oposición que Gómez en su carrera y aun así no supera a Cotto en ese aspecto".
Cotto llegó a su primera oportunidad titular ante el brasileño Kelson Pinto en septiembre de 2004, con marca de 20-0. Ya para ese entonces, había peleado con rivales que le aventajaban en experiencia en el ring como Lovemore Ndou (38-6), Victoriano Rosa (37-3) Demetrio Ceballos (26-4), Rocky Martínez (38-8) y César Bazan (39-5). Posteriormente, acabó con los invictos de Ricardo Torres (28-0), Paul Malinaggi (21-0) y Carlos Quintana (23-0).
"Con Gómez y Trinidad, no creo que haya discusión", comentó Rafael Bracero, el decano de los reporteros de televisión en la Isla. "Cuando uno va al tercero, ves una serie de peleadores que han sido desplazados por Cotto. Y esa particularidad que vi desde que comenzó, de nunca rechazar una pelea con nadie, eso fue lo que lo hizo grande".
"Yo lo pongo entre los mejores tres", dijo por su parte Carlos Narváez, editor deportivo del diario El Vocero, quien cubrió una buena parte de la carrera de Cotto. "No hay discusión sobre quiénes son los mejores dos, eso está entre Gómez y Trinidad...y Gómez fue el mejor. Está al nivel para ser considerado entre los primeros cinco, con Camacho y Benítez cerrando la lista. En Puerto Rico, quizás por su personalidad privada, no fue el más carismático, pero los números de PPV dicen que era uno de los más grandes de su época. Y si le preguntas a Mayweather, todavía va a decir que su pelea con Cotto fue la más dura. Fue uno de los más técnicos de los últimos 20 años, con la capacidad de adaptar su estilo según el rival".
Además de ser el único boricua con títulos mundiales en cuatro categorías distintas, una victoria de Cotto el sábado sería la número 21 en peleas de título mundial, lo que rompería un empate en triunfos titulares entre los boricuas con Gómez (20-2, 18 KO en esas instancias) y Trinidad (20-2, 16 KO's). Un nocaut de Cotto (20-5, 16KO's) ante Ali lo colocaría como el segundo mayor noqueador boricua en peleas de título.
Hay dos asuntos del combate del sábado en los que se distancia de Gómez, Trinidad y el resto de la realeza del boxeo boricua: es el primero que se despide en un combate con un título en juego y de ganar, sería también el único que se retiraría como campeón mundial.
"De todos los grandes boxeadores, ninguno se ha recuperado de una derrota aplastante con un boxeador de categoría", argumentó Sánchez Fournier. "Tito no fue el mismo después de Hopkins; Gómez ni se acercó a ser el mismo después de (Salvador) Sánchez. Y si gana la pelea, que se retire como campeón, eso lo pone en una categoría superior. Pero su resiliencia, su capacidad de aprender y reaprender después de una derrota aplastante, de tener un tercer acto mucho mejor que su segundo acto, que ese acto sea triunfante a ese nivel, eso es grande".
Otro punto: ¿Cuántos boxeadores tuvieron una pelea emocionante con Floyd Mayweather? Y Cotto lo hizo pelear, y le hizo una pelea emocionante y lo llegó a dominar en ciertos momentos... a un superdotado, bendecido genéticamente".
El combate del sábado debe finalizar la carrera de Cotto, una que lo llevará eventualmente al Salón de la Fama. Pero en la Isla, iniciará otro debate que se mantendrá hasta que llegue otra figura de primer orden, algo que no se ve en el futuro inmediato.
"En la discusión de quién es el mejor no está Cotto", opinó por ejemplo Erick Rodríguez, editor de la revista virtual TheGondol.com, quien cubrió varias defensas de Gómez y Trinidad. "Por lo menos, no he escuchado que lo mencionen en ese grupo. Ese honor es de Gómez o Tito (Trinidad). Eso, para mí y para la gente de Puerto Rico está fuera de discusión. La mayoría de los analistas que conozco piensan que Gómez ha sido el mejor y que Tito se puso a ese nivel. Cotto no llega a esa consideración pública. Si tuviera que escoger a los mejores, tendría que añadir a Carlos Ortiz y a Wilfredo Benítez... Yo reconozco que Cotto ha tenido una gran carrera y debe ser reconocido como uno de los mejores, va a ser un miembro del Salón de la Fama, pero en un país que ha tenido tantos buenos peleadores, él está unos sitios por debajo de esos".
Sánchez Fournier considera que el sentir sobre Cotto se transformará con el tiempo.
"Los muchachos que están viendo boxeo ahora, que quizás recuerden poco a Tito, son los que van a subir a Cotto de aquí a 10, 15 años", opinó. "Y pienso que el boxeo no va a ver a alguien como Cotto en los próximos 10 a 15 años, con sus particularidades ofensivas. Es un debate que va a ir cambiando con el tiempo".

¿JOSHUA-PARKER EN EL CAMP NOU?

ÁLVARO CARRERA
AS.com

El supercombate de unificación de los pesos pesados en el Camp Nou, ante 99.000 espectadores, en marzo o abril de 2018. Esa es la idea que ha lanzado el promotor David Higgins, que dirige la carrera de Joseph Parker, actual campeón de la Organización Mundial (OMB). El australiano debería enfrentarse con la megaestrella actual, el inglés Anthony Joshua, quien tiene los cinturones de la Asociación (AMB) y la Federación (IBF) a principios de año. Y buscan sede para un combate que aún no está firmado pero tiene visos de materializarse, pues el británico no quiere medirse de momento a Deontay Wilder (campeón del Consejo).
"Una gran cantidad de ingleses podrían ir una semana a España. Es algo que lanzo, una posibilidad, porque todavía no lo hemos hablado con ellos", afirmó Higgins, mandamás de Duco Events. "A los ingleses les encanta esa ciudad y además hay muchos que viven allí. El vuelo en avión es fácil y el estadio, enorme", apuntó.
Joshua es ahora mismo el rey de la taquilla. Tiene 28 años y en abril reventó Wembley para acabar con el reinado de Wladimir Klitstchko. Lo defendió con éxito el mes pasado frente a Carlos Takam en otro estadio de fútbol, el Millenium de Cardiff.
Por su parte, el promotor Higgins consiguió llevar a Manny Pacquiao a boxear a Australia para medirse a Jeff Horn. Quiere verse cuanto antes con Eddie Hearn, quien tutela la carrera de Joshua, para cerrar el trato. Y el Camp Nou es una posibilidad que maneja.
Al parecer, Hearn quería repetir en Wembley, pero el Tottenham está jugando allí mientras construyen su estadio y hay más eventos fijados. Otro recinto que se maneja es Twickenham, donde juega la selección de rugby y tiene capacidad para más de 80.000 espectadores.
"Para decidir la sede, tengo un gran equipo que está atento a todo ello, yo tengo que preocuparme sobre cómo noquear a mi próximo rival", advierte el campeón.

jueves, 30 de noviembre de 2017

JOSHUA "PASA" DE WILDER Y PRETENDE PELEAR ANTE PARKER

ÁLVARO CARRERA
AS.com

Después de las últimas victorias de Anthony Joshua y Deontay Wilder su combate parecía condenado a producirse. Ambos se desean y el Consejo Mundial de Boxeo (WBC, en inglés) ya había ratificado que dejaría a Wilder libertad para pelear ante Joshua. El turno era para el británico, quien ha decidido posponerlo de momento. En lugar de iniciar conversaciones con la promotora del estadounidense ha tocado la puerta de Joseph Parker, campeón por la WBO. Así, AJ (campeón WBA e IBF) busca una unificación, pero más asequible para empezar el año.
"Mi idea es pelear contra Parker en los primeros meses del año (quiere empezar el campamento tras las navidades). Así me daría tiempo para hacer una pelea a mitad de año y otra en la parte final", aseguró en una entrevista a PA Sports. En ese plan, sí que estaría Wilder, aunque faltaría ver en cual de las dos fechas. El estadounidense ya ha dejado claro que sólo quiere a Joshua, por tanto, parece que será el británico el que lleve la voz cantante. Lo mismo que con Parker, a quién quiso enviar un mensaje: "las negociaciones no se hacen en las redes sociales".
Joshua busca así apagar los mensajes del neozelandés, "las negociaciones se llevan en despechos cerrados, ahí las estamos haciendo", añadió. El doble campeón mundial se mostró muy confiado de que la pelea saldrá adelante, no tanto del recinto que lo albergará. La idea del británico y su equipo es realizar el combate en Wembley, pero la disputa de todos los partidos oficiales del Tottenham mientras construyen su nuevo estadio hace que la disponibilidad sea menor. Además, el cuidado del césped es mayor que cuando peleó ante Klitschko, por lo que podría producirse un cambio de escenario.
El Twickenham Stadium, donde juega sus partidos la selección de rugby inglesa, gana enteros. Tiene capacidad para 82.000 espectadores y se podría volver a reunir a 90.000 fans como ante el ucraniano. Es una posibilidad, pero Joshua ahí si que no quiso entrar. "Para eso tengo un gran equipo que está atento a todo ello, yo tengo que preocuparme sobre la manera de noquear a mi próximo rival", espetó el campeón. Su equipo quiere un escenario grande, y las posibilidades se reducen. Todo va en camino a la unificación. El Joshua vs Parker, cada vez más cerca.

martes, 28 de noviembre de 2017

EL ÚLTIMO COMBATE DE MIGUEL COTTO

ÁLVARO CARRERA
AS.com

El sueño de todo boxeador es retirarse en la cúspide de su deporte. Acabar ganando y como campeón mundial, ese es su reto. No es fácil y por ello pocos son los que lo pueden lograr, Miguel Ángel Cotto (41-5, 33 KO) es uno de ellos. El boricua cuelga este sábado los guantes en el Madison Square Garden de Nueva York. Es leyenda viva de las dieciséis cuerdas y atesora en estos momentos el cinturón mundial del peso superwelter por la Organización Mundial de Boxeo (WBO, en inglés). Su idea es conservarlo y la de Sadam Ali (25-1, 14 KO) es arrebatárselo.
Cotto se despide después de 16 años como profesional y 20 títulos mundiales, repartidos en cuatro pesos, en su vitrina. Ha marcado una época en el boxeo y en su último combate, ante Kamegai en agosto, no dio muestras de estar cuesta abajo. El boricua fue fiel a su estilo, buscó la guerra y el KO casi llega, pero cuando el físico le falló tiró de veteranía para ganar de manera solvente. Es un superclase y lo demostró. Con esa exhibición no surgen dudas sobre su estado y sí se centran en su rival, quien en la única pelea que ha tenido contra un rival de renombre cayó noqueado.
El púgil puertorriqueño quería a Canelo Álvarez para su despedida, o a Golovkin si le ganaba... pero el nulo entre ambos le hizo cambiar de planes. Se esperaba un boxeador de renombre, ya fuese veterano o nobel, pero al final todo fue diferente. No quieren sorpresas en Golden Boy, Cotto cuelga los guantes con una exhibición y ese es su objetivo. Ali no será fácil, pero las apuestas lo dejan claro: Cotto es favorito. En cuanto a un retorno más adelante, el boricua fue claro en el entrenamiento público previo a la pelea. "¿Volvería si Golovkin o Canelo le llamasen?", le preguntó una periodista. "Que se llamen entre ellos", replicó entre risas. No hay vuelta atrás, Cotto se subirá al ring por última vez en The Garden. El último baile de la leyenda.

lunes, 27 de noviembre de 2017

EL HÉROE DEL RETIRO

NACHO LABARGA
Marca.com

Antes de entrar en casa se tocó en el costado. Estaba sangrando. Un individuo le había clavado una navaja. Jorge Vicente Sánchez (Madrid, 1984) fue agredido tras separar a un joven marroquí de una chica a la que estaba pegando. Sucedió en la madrugada del 11 al 12 de noviembre de 2009. La cicatriz aún perdura, pero aquel dolor que casi le cuesta la muerte se ha convertido en energía para mejorar su mundo. "Estaba paseando al perro como todas las noches y escuché varios gritos. En principio no le di importancia pero, cuando pasé otra vez por el mismo sitio, vi que era un chico que estaba pegando a su novia. Fui a separarlos y él vino a por mí. Sólo quería que se fuera, me sacó una navaja y me tiró una puñalada al estómago. Se me abrazó y se fue corriendo", recuerda Koke, quien prefiere no citar los nombres de los implicados. El Héroe del Retiro, apodo con el que se quedaría tras salvar a aquella joven de una desgracia mayor en la calle Lira -cercana al parque-, tardó en darse cuenta de que había sufrido el navajazo: "Al principio no noté nada. Después, cuando estaba cerca de casa, me sentí húmedo. Me toqué y vi que tenía sangre. Subí a casa, desperté a mis padres, llamamos a la ambulancia y fuimos al hospital. Amanecí inconsciente". De su relato se desprende que la cosa estaba mucho peor de lo que aparentaba su estado: "El pulmón se había encharcado, le había entrado casi un litro de sangre. Después tuvieron que operarme en el Hospital Gregorio Marañón para quitarlo. Me dijeron que había estado al borde de la muerte, pero gracias a Dios salí hacia delante", rememora, después de unos cuantos años. Aunque algo así no se olvida. "Muchísimos medios se intentaron poner en contacto conmigo, pero no vi oportuno hablar sobre esto por mi trabajo y por la situación en general".
Jorge Vicente intentó pasar desapercibido, continuar con su vida de puntillas, pero la contundencia de los hechos, acabó imponiéndose a la discreta realidad que pretendía: "No quería protagonismo. Con el paso del tiempo, la noticia se fue conociendo más". Tanto que le llamaron las autoridades para darle la Medalla al Mérito Ciudadano: "Fue un momento especial. En aquel acto me entregaron la medalla Esperanza Aguirre y Francisco Granados. Pero no sólo me homenajearon los políticos, también la Guardia Civil y la Policía".El Ejecutivo madrileño le concedió esta distinción en la Comunidad de Madrid en un acto que jamás olvidará y que fue acompañado de una dotación económica de 30.000 euros. Una medalla que fue aún más cara, puesto que antes casi pierde la vida: "Estuve mal, muy mal. Los médicos dijeron que cerca de la muerte. Me tuvieron que operar, la situación fue bastante crítica pero por suerte ahora lo puedo contar. Todo salió bien gracias a su trabajo. Si soy sincero ahora tengo un recuerdo muy positivo de todo aquello". Lo dice sin rencor. Tampoco lo guarda para el joven africano que le clavó un navajazo de siete centímetros de profundidad, con una trayectoria que le atravesó pleura y pulmón. Una persona que entonces tenía 18 años y al que le imputaron delitos de tentativa de homicidio y violencia de género. De marroquí a marroquíLos malos recuerdos de aquello están olvidados. Y así lo demuestra que Koke, friki del boxeo desde la infancia, contratase a un púgil de origen marroquí nada más iniciar su carrera como promotor en KO Boxing. Se gana el pan con una clínica dental y un centro de lavandería, pero este madrileño encuentra su vía de escape en el deporte. "Mi historia ha seguido por esta vía por un tema de superación. Me da pena que los boxeadores se sacrifiquen y no tengan recompensa. Mi idea ahora es que la encuentren sea cual sea su raza o color", añade convencido. Una pasión que le viene casi desde la cuna: "He ido a muchas veladas en mi vida, he practicado este deporte, tengo amistades dentro del mundo".

"Aunque no tengo tiempo para entrenar, pero siempre me ha gustado estar dentro. No tengo gimnasio ni soy entrenador, esa no es mi labor principal, lo que hago es facilitar la vida de los boxeadores. Por eso me saqué la licencia de mánager primero y después la de promotor". Su entorno no daba crédito cuando firmó a su primer luchador. Ahí demostró actuar con el mismo altruismo que la noche que salvó la vida a una mujer: "Me decían que cómo podía llevar a un marroquí como apoderado cuando otro estuvo cerca de quitarme la vida. No se puede tener rencor. En el boxeo no cabe esto. Vi que necesitaba ayuda y se la ofrecí. ¿Qué culpa tiene él o el resto de que me apuñalasen? Estamos hablando de que el boxeo es un idioma universal, el deporte que más te acerca a la sociedad". Tras Hamza Misau llegaría el rumano Alin Florin y después otro marroquí, Abdessamad Nechchad.Un promotor particularPoco a poco ellos van conociendo la historia de su promotor: "No es algo que cuente desde el principio. Lo hago después de coger confianza con alguien. Alguno se sorprendió más que otro, pero lo importante es que ellos vayan creciendo, compitiendo, y yo pueda ayudarles en ese camino y facilitarles las cosas para que, en la medida de lo posible, se centren en el cuadrilátero y en la cantidad de valores que pueden extraerse de un deporte como el nuestro". Sus fichajes siguen la filosofía que él entiende que se encuentra implícita en el boxeo. "Es el mayor ejemplo de integración de cualquier persona sea cual sea su raza o religión. Aquí todos hablan el mismo idioma sean del país que sean, de la cultura o religión que procedan. Se pegan y después se abrazan. Es la disciplina más noble de todas", añade Koke, quien cree que también sirve como nexo de unión entre ciudadanos de diferentes lugares porque entre los púgiles se reconocen el trabajo y el esfuerzo. "Al final pueden terminar entrenando juntos o siendo amigos. Si la política copiase hoy en día los ideales del boxeo creo que nos iría mucho mejor".Un deporte en augeSegún su criterio, el boxeo va recuperando el vigor de antaño, acercándose cada vez más a una época en la que el noble arte llegó a ser una de las disciplinas más populares en nuestro país, sólo superada por el fútbol: "Pienso que el boxeo está en un gran momento. Es cierto que antes tenía mala fama, que era algo minoritario, casi residual. Hoy en día cada vez tiene más seguidores y practicantes, tanto chicos como chicas. Con el paso del tiempo, ayudándolo, puede volver a estar donde se merece que es ahí arriba. La gente está volviendo a los gimnasios y sé valora como método de entrenamiento".Sugar Ray, Muhammad Ali, Rocky Marciano, Manny Pacquiao o Floy Mayweather son algunos de los grandes boxeadores que le han hecho vibrar. Ahora, Sánchez sueña con colocar a alguno de sus pupilos en la élite del boxeo. El destino quizá provoque que el elegido sea marroquí.

domingo, 26 de noviembre de 2017

IMPERIAL KOVALEV: VICTORIA POR KO EN DOS ASALTOS

ÁLVARO CARRERA
AS.com

La rabia y las ganas de acallar a sus críticos motivaron a Sergey Kovalev en su combate frente a Vyacheslav Shabranskyy. En juego estaba el Mundial del semipesado en su versión WBO, pero sobre todo estaba el honor. El ruso quería reivindicarse, enviar un mensaje de que todavía tiene cuerda para rato y que las dos derrotas consecutivas ante Ward no le pesan. Lo logró todo, ganó de manera imperial: tres caídas y antes de la cuarta el árbitro detuvo el combate en sólo 5 minutos y 35 segundos. Krusher volvió a sacar su rodillo.
Shabranskyy salió sin complejos, intercambiando jabs con Kovalev. Había peligro, los dos gozan de buena pegada y se notaba. Kovalev tuvo que retroceder tras una dura izquierda de Shabranskyy, se debió a la mala posición de los pies. No se puso nervioso, esperó su oportunidad y la encontró con un crochet de derechas que envió al suelo al ucraniano cuando no habían pasado dos minutos de combate. Se repuso, pero el camino ya estaba marcado. Derecha, crochet y catarata de golpes, esa fue la acción que envió a Shabranskyy de nuevo a la lona. También se levantó, aunque estaba tocado.
La campana le dio aire, y Kovalev no buscó apretarle demasiado. Shabranskky se equivocó y fue a buscar el intecambio de nuevo. Erró. Con un simple uno-dos, Krusher hizo probar la lona de nuevo a Shabranskyy. Se rehizo por tercera vez, pero el final estaba cerca. Dejó de tirar manos y sólo encajaba golpes. Con el uno-dos le llegaba a Kovalev, pero fue un jab el que dejó flotando al ucraniano. Se fue con todo el ruso, Shabranskyy no volvió al suelo... pero estaba noqueado y el árbitro se cruzó. Victoria de calidad en un escenario mítico como el Madison Square Garden. Kovalev vuelve a ser campeón, está de vuelta.